TRATAMIENTOS

TRATAMIENTOS EFICACES EN LA FIBROMIALGIA

El paciente debe saber que no existe ningún tratamiento curativo de su enfermedad y que debe asumir que su papel es fundamental en mejorar la evolución.

El médico colaborará en lo posible en mejorar al paciente, pero el enfermo es la pieza clave. En la fibromialgia, sólo mejora quien asume lo que tiene, como en otros muchos procesos, y sólo entonces, se beneficiará de las tres “patas” de la banqueta que sostienen al paciente y si falla una de ellas, la banqueta de cae: ejercicio físico, tratamiento médico y mejora de los aspectos sociolaborales y psicológicos.

Ejercicio físico:

Es fundamental para preservar la capacidad funcional y mantener en buen estado músculos, tendones y articulaciones, recomendando el ejercicio aeróbico, que se iniciará de forma paulatina y aplicado a las características de cada paciente, evitando empeorar la fatiga.

Son recomendables la natación, marcha, gimnasia de mantenimiento, baile…Para que sea eficaz, debe ser agradable y nunca una obligación. Técnicas como Chi-Kung, Tai-Chi, Pilates, etc.. también pueden ser eficaces, combinando la concentración mental y la respiración con la movilización de todo el organismo.

Medicación:

No debemos basar el tratamiento de la fibromialgia sólo en el tratamiento farmacológico, no existiendo ningún medicamento con indicación “oficial” para el tratamiento de la FM en Europa, aunque algunos fármacos los utilicemos frecuentemente en nuestros pacientes: antidepresivos como la amitriptilina, duloxetina, trazodona (Deprax), anticonvulsivantes como la Pregabalina (Lyrica) y relajantes musculares como la Ciclobenzaprina (Yurelax). Su utilización se basa en estudios de poca duración y con pocos pacientes, por lo que su fiabilidad es dudosa.

El dolor lo intentaremos controlar con paracetamol, antiinflamatorios o tramadol, a veces asociados. De igual forma, podemos precisar tranquilizantes, ansiolíticos, etc.

 Mejora de los aspectos psicológicos, sociales y laborales:

Mejorando estos problemas “asociados”, el paciente mejorará física y psicológicamente, pues la ansiedad, conflictos familiares y laborales (tan frecuentes en nuestros pacientes), van a empeorar la clínica y el pronóstico. Aquí influirá positivamente la psicoterapia en muchos casos.

Es útil aprender técnicas de relajación, contar “hasta diez” antes de hacer las cosas, períodos de descanso entre la jornada laboral, etc. puede ser indispensable en la terapia del paciente con  fibromialgia.

No es aconsejable recurrir a medicinas alternativas que nos ocasionen gasto, ya que con los datos de que disponemos, no podemos recomendar con evidencias científicas ninguna de estas técnicas.

Algunos pacientes pueden mejorar, como con cualquier otra opción, pero insistimos, sin evidencias científicas. Sobre todo deben rechazarse si se precisa realizar un importante gasto. Cuidado en este sentido con las página Web que nos brinden soluciones con costo económico.

Fuente: Guía Avafi. Se habla de Fibromialgia

Autor Dr. Javier Calvo Catalá.  Servicio de Reumatología y Metabolismo Óseo Hospital General Universitario. Valencia