Taller de Arterapia en Avafi.

“Cuando el cuerpo grita. Taller de arteterapia con personas afectadas de Fibromialgia”
Inicio

En Noviembre 2017 en Avafi tuvimos una reunión con Laura Rubio Aparicio, estudiante del último curso del Máster de Arteterapia de la Universidad de Murcia.
Proponía realizar un taller de Arteterapia con personas afectadas de FM firmando un convenio de prácticas con dicha universidad.
Se trata de un proyecto de fin de Máster en consistente en llevar a cabo un taller de Arteterapia con personas afectadas de FM y valorar los beneficios de dicho taller sobre los/as participantes.

Propuesta de trabajo

Se llevaría a cabo con un grupo de 8-10 personas en sesiones semanales de 2 horas, alcanzando un total de 22 sesiones, empezando el 15 de enero y terminando el 25 de junio de 2018, dedicando una de dichas sesiones al pase de tests.

Se realizaría un test en la primera sesión y otro en la última para valorar variables de creatividad, ansiedad, autoestima y personalidad.
Se pretendía realizar una comparación con un grupo control, pero finalmente no ha sido posible ya que no se pudo realizar con dicho grupo el último pase de los tests.

Desarrollo

Durante 6 meses, de enero hasta junio, ha tenido lugar dicho taller de Arteterapia en AVAFI, en el que se han explorado nuevas maneras de expresar nuestras emociones a través de los materiales, ayudándonos a poner imágenes y palabras a aquello que sentimos, reflexionando sobre nosotros/as mismos/as y nuestro proceso personal”
El taller ha tenido muy buena acogida y en cada sesión había una media de 6 personas.

Beneficios

Mediante este tipo de técnicas, se ha favorecido:
– que las participantes del grupo pudieran ser escuchadas,
– la creación de vínculos dentro del grupo
– el afianzamiento de la seguridad en sí mismas y los sentimientos de la propia valía,
– la creación de un espacio contenedor, seguro y de confianza que permitía la libertad en la expresión emocional.
– el desviar la atención del dolor físico, llegando a disminuir el uso de medicación en algunos casos.
– dedicar un tiempo necesario para la introspección, cuestionándose acerca de sus estados emocionales, sus capacidades y sus diferentes necesidades, redundando en experiencias de autoconocimiento, con un efecto multiplicador potenciado por la experiencia grupal.

Observaciones finales:

Finalmente, analizando la evolución de sus obras, hemos visto cómo han mejorado notablemente en su capacidad de simbolización, teniendo más facilidad para representar aquello que les angustia, de forma que el taller, a través de la experiencia creadora, ha sido capaz de darles nuevas herramientas para aliviar su dolor, fomentando la sensación de empoderamiento y así los sentimientos de la propia valía.

GALERÍA DE IMÁGENES

 

Autora: Laura Rubio Aparicio, estudiante del último curso del Máster de Arteterapia de la Universidad de Murcia

Por admin