PEPA JUAN

ESTE AÑO HEMOS TENIDO  EL ENORME PLACER DE CONTAR CON LA PRESENCIA DE PEPA JUAN:

Licenciada en Arte Dramático en la Escuela de Arte Dramático y Danza de Valencia

XIII MANIFIESTO

En este Día Internacional de la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica, los enfermos y las entidades que nos apoyan levantamos nuestra voz para reclamar, una vez más, nuestros derechos como enfermos y como ciudadanos.

- Porque aspiramos a una mejor calidad de vida para nosotros y nuestras familias, sufridores silenciosos de nuestra enfermedad.

- Porque tenemos sueños y aspiraciones legítimas, y un sentido de la dignidad y de nuestros derechos que nos obliga a reivindicarlos.

- Porque pedimos que nuestras enfermedades sean plenamente reconocidas y tratadas dentro del Sistema Público Sanitario y Social.

- Porque reclamamos que se nos trate con respeto en todos los ámbitos de la sociedad, empezando por el ciudadano anónimo, pasando por los profesionales sanitarios y sociales, empresarios y sindicatos, científicos e investigadores, hasta llegar a las instituciones públicas, que deben ser los principales garantes de nuestros derechos y de la Ley.

- Porque pedimos el cumplimiento de la ley, desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos, hasta la Constitución Española y los diversos Estatutos o Leyes Autonómicas.

- Para que todos los enfermos seamos tratados como ciudadanos de pleno derecho. TODOS sin distinción.

- Para que las asociaciones de enfermos, en las que depositamos nuestra confianza, nuestros anhelos y dignidad, puedan dejar de ser el paño de lágrimas y único refugio de tantos enfermos incomprendidos y excluidos.

- Para que dejen de tener que trabajar continuamente para suplir las carencias y deficiencias de este Estado del Bienestar, que nos cobra sus impuestos cuando somos productivas y nos abandona cuando estamos enfermas y le reclamamos nuestros derechos.

 En este punto, queremos destacar los logros conseguidos en algunos territorios del Estado y denunciar el ensanchamiento de las desigualdades entre Comunidades Autónomas, lo que contraviene la premisa de que la enfermedad no tiene nacionalidad o, al menos, no debería tenerla.

En este sentido, y pese a significados avances desiguales, en este Manifiesto sintetizamos, también una vez más, nuestras necesidades más prioritarias:

  • El reconocimiento de la enfermedad por parte de profesionales, instituciones, agentes sociales y sociedad en general
  • Más investigación para lograr un mejor diagnóstico, tratamientos y detección precoz.
  • La mejora de la atención sanitaria y el establecimiento de protocolos unificados que garanticen la igualdad en la calidad y la accesibilidad a los recursos y servicios del Sistema Público de Salud.
  • Que el acceso al trabajo, sea mediante la adaptación de los puestos de trabajo, o mediante nuevas fórmulas de inserción laboral.
  •  Las justas prestaciones sociales cuando la gravedad de la enfermedad no nos permita trabajar.

 Todo ello con una llamada a la solidaridad de la ciudadanía en  el trabajo común para que esta sociedad sea más JUSTA y más EQUITATIVA.

En definitiva, más HUMANA.

12 de mayo 2016

Por Admin