Dr.Calvo

Fibromialgia: ¿Quién es médico encargado de la diagnosis o qué especialistas pueden realizarla?

 La relación entre asistencia primaria y especializada es fundamental para conseguir una asistencia de calidad, siendo importante una derivación bidireccional: tanto del especialista al médico de familia, como al contrario.

Existe un principio básico: “el médico de familia debe derivar toda patología que mejore al paciente”.

Además, y respecto a la patología reumatológica, debe derivarse todo proceso que necesite medidas muy específicas de diagnóstico o cuyo tratamiento precise entrenamientos especiales, como pueden ser los tratamientos biológicos en la actualidad. Estos tratamientos han significado un cambio radical en la vida de los enfermos reumatológicos con patología inflamatoria (artritis reumatoide, artropatía psoriásica y espondiloartritis), pero deben ser instaurados por reumatólogos preparados tanto para su inicio (prevención de infecciones, control de enfermedades concomitantes, etc.), como para su control evolutivo, pues se precisa valorar la aparición de efectos adversos que pueden ser de vital importancia. Además, hay que adiestrar al paciente cuando su administración es subcutánea (en otros casos, se  debe utilizar el hospital de día, cuando la vía es intravenosa)

La fibromialgia es una enfermedad que se diagnostica mediante la historia clínica  y una exploración básica (positividad puntos). Es aconsejable realizar una analítica básica para descartar patología infamatoria, miopatías o hipotiroidismo (RFV, FR, PCR, CK, hormonas tiroideas). Todo esto puede realizarlo cualquier médico.

Es por ello que el médico de familia es el médico indicado para el diagnóstico, control y tratamiento de la fibromialgia.

Puede precisar la colaboración de otros especialistas, según la abigarrada sintomatología acompañante: otorrinolaringólogo (acúfenos), digestólogo (diarrea, dolor abdominal…), etc, pero teniendo en cuenta que es mejor aquilatar la asistencia en la propia consulta, evitando pruebas y exploraciones innecesarias.

 

Papel del reumatólogo ante la fibromialgia.

 Los pacientes con fibromialgia, pueden necesitar ser valorados por el reumatólogo en algunas ocasiones:

 

  1. Cuando el paciente acude al reumatólogo por presentar clínica articular o “dolores” generales. En nuestro país, se asocia al reumatólogo con “el médico del dolor”.  Tras realizar la historia clínica, exploración y las técnicas oportunas, si el paciente es diagnosticado de fibromialgia, tras dar toda la información necesaria, se remite al paciente en muchas ocasiones a su médico de familia para continuar las revisiones.
  2. Cuando el paciente está siendo tratado por su médico de familia, pero presenta síntomas o datos que pueden corresponder a patología inflamatoria reumatológica: síndrome seco (para descartar la asociación de la fibromialgia a un Síndrome de Sjögren), clínica articular distinta a los dolores musculares habituales (valorar asociación a artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, etc…)
  3. Cuando el paciente no mejora con el tratamiento que le administra su médico de familia y solicita otra opinión diagnóstica. En estos casos, el reumatólogo valorará al paciente, sobre todo si existen otras enfermedades asociadas y si todo es negativo, colaborará con el médico de familia y le explicará en qué consiste su enfermedad, le marcará unas medidas higiénicas y terapéuticas y con un informe detallado, se remitirá de nuevo a su médico de familia para que continúe su control y tratamiento, insistiendo en que nos encontramos ante una enfermedad crónica y con resultados terapéuticos poco satisfactorios.
  4. En los pocos casos en que el médico de familia tenga dudas diagnósticas, puede establecer una “consulta de alta resolución” en reumatología. El paciente será remitido con unas exploraciones pactadas en los criterios de derivación, de forma que en una misma visita, el reumatólogo recibe al paciente, lo valora y emite un informe al médico de familia en el que le explique que ante patología asociada, seguirá su control en reumatología o confirmando la impresión diagnóstica de fibromialgia. El paciente será informado de todo ello.
  5. En los casos en que existan unidades multidisciplinarias de control y tratamiento de pacientes con fibromialgia, parece oportuno que el reumatólogo sea quien dirija el equipo de rehabilitador, psicólogo, médico de familia, etc.…

Autor:  D. JAVIER CALVO CATALÁ

Jefe del Servicio de Reumatología y Metabolismo Óseo. Especialista en Reumatología y Medicina Interna. Profesor asociado dela Facultadde Medicina de Valencia (Reumatología).

Fuente: Gúia Avafi 2012: Se habla de Fibromialgia