ENCARNA

Encarna Sánchez Hernández, ganadora 2º premio Concurso de Relato Breve Avafi

A  ESO  SE  LE  LLAMA  AMISTAD

 Le dijo el amor a la amistad : ¿Para qué existes tú si ya estoy yo en el mundo?

Y le contestó la amistad: Para dar felicidad donde tú dejas dolor, para llevar una sonrisa donde tú dejaste una lágrima.

Y es que los amigos son  aquellas personas con las que puedes desnudar tu alma, expresar tus pensamientos  en voz alta sin temor a ser juzgado, son como ángeles,  que te dan sus alas para volar cuando las tuyas ya no se acuerdan de cómo hacerlo y a eso se le llama AMISTAD.

La amistad debería ser declarada Patrimonio de la Humanidad porque es una de las cosas más bellas del mundo, incluso tendrían que contemplarlo en la Organización Mundial de la Salud como la mejor prevención para tener una buena salud. Porque el tener un amigo es la mejor medicina natural que existe, no tiene efectos secundarios, es el mejor antidepresivo, el mejor analgésico contra el dolor porque siempre te arrancan una sonrisa aunque tu corazón no tenga ganas de reír,  aunque esté roto en mil pedazos, un amigo sabe las palabras necesarias para que tu corazón deje de llorar, para levantarte el ánimo, te deja su hombro para llorar, te  consuela, con sólo mirarte a los ojos sabe cuál es tu estado de ánimo, siempre tiene “esas palabras” que tú necesitas oír, que tanto bien te hacen, movería cielo y tierra para no verte sufrir y ese abrazo que te da un amigo, ese que te llena de una paz y una felicidad imposible de explicar, que lo sientes ahí dentro en el corazón, dónde los abrazos de puro amor perduran para siempre y es entonces cuando eres tan consciente  de que esa persona estará a tu lado siempre,  nunca te fallará,  a eso se le llama AMISTAD.

¡Benditos amigos!   ¡Bendita amistad!

Qué suerte que en tu vida se crucen personas que cuando te paras a pensar un poco, te das cuenta de que siempre están ahí, que no hace falta verlos todos los días, que aunque pase el tiempo los ves y enseguida te pones al día, continuas una conversación que parece que la habías dejado hace un minuto, que no te sientes incómodo por decir lo que piensas , no tienes que medir tus palabras, te puedes mostrar tal como eres y eso te llena por dentro, te llena de una felicidad imposible de expresar con palabras.

Yo estoy segura que entre los amigos hay una conexión tan fuerte que no hay nada que la pueda destruir, es como si en otra vida nos hubiéramos conocido.

Es extraño, pero de pronto empiezas a tener una confianza con una persona que acabas de conocer y luego esa amistad perdura a lo largo de los años, eso es tan especial, tan mágico,  cuando te das  cuenta que han pasado los años y ahí está esa persona que una vez se cruzó en tu camino y que significa tanto en tu vida, que te da tanto amor, que pase lo que pase sólo tienes que coger el teléfono y ahí está, sea la hora que sea y además tú eres consciente de que no la molestas, al contrario se alegra de poder ayudarte.

Ésa ayuda gratuita, ese amor tan incondicional, a eso se le llama AMISTAD.

La amistad es muy parecida a lo que una madre siente por un hijo, le da todo su amor sin pedir nada a cambio, con todo su cariño, todo su tiempo, su ayuda, le abre su corazón para poder cobijarle dentro, se siente feliz con sus logros y triste con sus fracasos, pero ahí está fuerte a su lado para ayudarle a levantarse cuando no puede hacerlo, qué privilegio saber que tienes a alguien tan especial a tu lado, saber que siempre estará incondicionalmente contigo, porque en esta vida lo realmente importante no es lo que tenemos sino a quien tenemos a nuestro lado.

Pero también es muy importante alimentar ésa amistad, estar pendiente de como se sienten tus amigos, cuidar de ellos, estar ahí a su lado siempre que te necesiten, darles ese amor, cariño y comprensión que tú has recibido de ellos, en eso consiste la amistad.

A mí me tendrán siempre incondicionalmente a su lado, me han dado tanto amor y cariño, me he sentido tan protegida y querida a lo largo de estos años, que espero por lo menos en gran medida haber estado a su altura, no haberles decepcionado, porque para mí significa muchísimo en mi vida esta bonita amistad que nos une, esta amistad que estoy segura durará toda la vida y es que a todo eso, a eso se le llama AMISTAD.

 

Autora: Encarna Sánchez Hernández (socia de Avafi)